viernes, 24 de mayo de 2013


Patricia era una mujer sana, de 25 años que conocí cuando vivía en San Andres, teníamos en común que las dos acabábamos de tener bebé y estábamos desesperadas por perder el peso que habíamos adquirido durante el embarazo.

 
Como estábamos en el mismo barco, decidimos fortalecernos la una a la otra, nos armamos de la dieta de moda y nos inscribimos en un gimnasio.
 
http://1.bp.blogspot.com/-J4e-uVuqAz0/UZ_jcsKu-XI/AAAAAAAAAMY/jIUTdZi9Ahs/s1600/FOOD.jpgPara ella era difícil, ya que no estaba acostumbrada a ir al gimnasio, ni a comer de manera limitada, Sin embargo se mantuvo en la dieta por varios meses, al cabo de los cuales perdió muchísimo peso; comenzó a verse de maravilla.

Hace unos meses me encontré con Patricia en un supermercado de Barranquilla, estaba más gorda de lo que yo recordaba, ¡había fracasado! Le pregunte: ¿Patri que te paso? Me contó que a pesar de seguir luchando y visitar un gimnasio con cierta regularidad, se había dado cuenta que le había sido imposible mantenerse con aquel régimen alimenticio tan limitado. Habían pasado 10 años, y es mucho tiempo para estar privándose de todo.
 
Las dietas no sirven, porque son precisamente eso, regimenes controlados de alimentación que te invitan a hacer cambios que para la gran mayoría son imposibles de mantener en el tiempo.
 
Cuando comienzas una dieta, tu motivación esta en un pico alto y a medida que logras controlar tu propio instinto por satisfacer el placer que te produce comer, te sientes poderosa y esta sensación alimenta mas tu motivación y es ahí cuando ves que funciona y ves como pierdes peso, pero ¿Qué pasa cuando comienzas a estancarte? ¿Qué pasa cuando tus instintos son mas poderosos que tu voluntad? ¿Qué pasa cuando tu propia biología comienza a protegerse del cambio fisiológico que esta ocurriendo?
 
Pues que necesitas saciarte, asi como tu cuerpo; si, tu propia biología busca regresar al equilibrio, comienzas a comer, integras aquello que habías limitado o dejado y los kilos regresan.
 
Entonces la frustración te lleva a buscar aquello que te reconforta y que sabes que esta ahí siempre para ti, la comida. Regresas al punto de partida y todo vuelve a comenzar.
 
El mundo occidental está frente a una verdadera epidemia de obesidad; más del 74% de la población americana sufre por exceso de peso, es la enfermedad que mas vidas cobra en occidente.
 
La obesidad esta ligada a infartos, cáncer, enfermedades cerebro vasculares, e hipertensión. Sin embargo y a pesar de conocer estos datos, cada dia hay mas gente que padece esta condición!
 
Si colocas en cualquier buscador en internet la palabra dieta, te aparecerán alrededor de 26 millones de resultados, Y sin embargo la epidemia continua creciendo. ¿Por qué si la solución es tan fácil como la industria de las dietas la pinta, el 74% de la población americana no ha sido capaz de reversar esta epidemia? 
 
¿Será que todos padecemos de un severo impedimento en nuestra voluntad? O ¿será que todos somos excesivamente comelones? ¿Tal vez es que nos falta a ese 74% de la población occidental, la suficiente disciplina? O no será más bien que ¿el enfoque general ha sido distorsionado y la industria de las dietas es simplemente eso, una industria que hasta el momento no ha logrado ofrecer verdaderas soluciones?
 
La industria de la dieta, mueve en el mundo alrededor de 60 billones de dólares al año, entre suplementos, píldoras mágicas, libros de dieta y productos alimenticios, y si le sumamos lo que se gasta en gimnasios y cirugías, podríamos hablar de una cifra cercana a los 120 billones de dólares, ¡Al año!
 
La mayoría de las personas que participan en un programa para reducción de peso “recuperan alrededor de 1/3 del peso perdido durante el siguiente año y regresan al peso en el que comenzaron el régimen, al cabo de tres a cinco años”. Esta es una noticia producto de una concienzuda investigación científica, bastante desalentadora pero realista.
 
Lo cierto es, que comer es una necesidad fisiológica ligada al instinto y al placer y esto es una realidad biológica estrechamente vinculada con nuestra supervivencia. Cuando nuestros ancestros primitivos estaban descubriendo el mundo y que podían comer, necesitaron desarrollar un mecanismo que les recordara que alimentos les servían y cuales podían ser malos para ellos y así la comida comenzó a vincularse con el recuerdo, de otra manera no hubiésemos podido evolucionar y saber que comer. 
 
Necesitamos comer y comer nos produce placer y nos evoca recuerdos, comer es una acción que nos provoca sensaciones y nos evoca sentimientos, y es por esto que las dietas no logran reestructurar nuestra manera de acercarnos a la comida. Es cierto que si dejamos de comer podemos comenzar a bajar de peso, pero hay otro factor importante en el peso además de las cantidades que comemos y es que cosas comemos y como las comemos.
 
La industria de la comida, una industria que mueve cientos de miles de millones a través de la venta de innumerables productos alimenticios manufacturados, que no creo que podríamos llamar alimentos.  
 
Has el siguiente experimento, imagina tu cocina y recuerda los contenidos de tu nevera y la despensa, ¿cuantos alimentos tienes frescos que vienen en su forma natural y cuantos tienes que viene procesados y envasados en algún tipo de recipiente?
 
En la cantidad de alimentos manufacturados en su totalidad, desprovistos de verdadero valor nutricional y carentes de poder alimenticio real, Podrían alimentar a mi familia un mes completo!!!! Podría servirles un menú compuesto por: cajas de cereales azucarados y procesados, jugos a partir de concentrados sintéticos, verduras enlatadas llenas de nitritos, papas en puré compuestas por harinas y féculas, carnes de embutidos, grasas saturadas elaboradas a partir de procesos químicos y frutas envasadas en almíbares cargados de azúcar.
 
Como podría nuestro cuerpo que por miles de años funciono a partir de la metabolisacion de verdaderos alimentos funcionar a partir de esta basura? Imposible!
 
Las dietas no solucionan estas distorsiones reales alrededor de la comida, continua Roberta, todo lo contrario nos entretienen y nos alejan del problema y así seguimos engrosando la industria que nos tiene gordos y posiblemente enfermos!
 
Una de las más grandes frustraciones de todo aquel que ha hecho una dieta es constatar que no ha logrado mantener el peso perdido al cabo de un tiempo. 
 
Esto se debe a un mecanismo biológico que tiene como misión mantener el equilibrio de nuestro organismo, entre menos calorías consumas, menos calorías quemaras, y una vez hallas llegado a tu peso “ideal”, menos calorías necesitaras para mantenerte en ese peso. Digamos que necesitas 2000 Kilocalorías diarias, para mantenerte en un peso de 78 kilogramos y quieres tener un peso de 65 kilogramos, reduciendo tu ingesta de calorías en 500 Kilocalorías por DIA, en teoría bajaras ½ Kilo por semana, pero para mantener un peso de 65 Kilogramos necesitas consumir no mas de 1350 Kilocalorías diarias! Entonces como vas a lograrlo consumiendo 1500 Kilocalorías diarias? Las matemáticas y la biología no cuadran. Este pedacito de verdad, la industria de la dieta no quiere que tú conozcas. Este pedacito de información es la prueba de por que has fracasado con tu intento de mantener ese peso deseado al finalizar la dieta, pero esta es la razón por la cual te estancas y es la razón por la cual comienzas de nuevo a engordar, porque no logras mantener un consumo tan bajo de calorías en el tiempo.
 
Entre menos calorías consumas, tu cuerpo mas eficiente se convertirá en conservar calorías……….finalmente esta programado para hacer esto, conservar calorías para que cuando llegasen los periodos de hambruna tuviésemos energía para sobrevivir.
 
Cuando consumes calorías en exceso luego de una rigurosa dieta baja en calorías, tu cuerpo lo interpreta como el momento de reponerse de la pasada hambruna y se encarga de asegurar toda la energía que pueda guardar y lo hace en forma de grasa! Este es su mecanismo biológico, y la grasa almacenada es el soporte de vida. 
El sistema se convierte en un circulo vicioso y la única forma de romper el circulo es rompiendo la dinámica y para esto tendrás que abandonar la idea de hacer dieta!
 
El enemigo no es la comida, el enemigo es el círculo vicioso de las dietas y toda la información tergiversada que esta industria te ha enseñado. Las dietas No sirven.
 
Lo primero que tienes que hacer es dejar de hacer dieta! Y comenzar a cambiar tu relación con la comida!


1 comentario:

  1. Muy buena nota! Si, estoy de acuerdo con lo que dices al final, hay que cambiar nuestra relación con la comida, no hay que matarse de hambre con Dietas que NO sirven. Comer balanceado no quiere decir hacer dieta, es comer lo necesario para que tu cuerpo funcione sin necesidad se pasar hambre. Por experiencia propia, una vez que empiezas a incluir comidas sanas en tu alimentación, tu cuerpo te empieza a pedir comidas sanas, y no comida chatarra.
    :D

    ResponderEliminar